domingo, mayo 20, 2007

Actitudes

Para qué pensar lo que digo, cuando puedo decir lo que pienso.
Por qué voy a esperar a que pase, si puedo provocar que suceda.
Cómo voy a sollozar inconsolablemente en lugar de llorar de alegría...

No quiero entonar ni un solo adiós mientras pueda, simplemente, decir hasta pronto.

Por qué rendirse, por qué abandonar. Si el caprichoso destino pretendiera reirse de mí, reiríamos juntos hasta el fin de los días.

Dime que no, oblígame a volver a preguntarte, para así escuchar de nuevo el dulce sonido de tu voz.

Dudar es perder. Mejor es disculparse que pedir permiso. Piensa más en no pensar.

Say hello, grab her arm and smile. Maybe life could today give you the smile back.

1 comentario:

Doctor dijo...

Curioso blog.

Saludos del Doctor, Crítico insolente de Blogs

http://elburladordemitos.blogspot.com/