domingo, octubre 16, 2005

Spain is different

Según la RAE, Diferente: diverso, distinto


Tras algunas entradas un tanto sentimentaloides, en las que no siempre he escrito demasiado sobre el mundo yankie, he creído conveniente volver a la senda correcta y contaros algo más sobre cómo son las cosas aquí en California.


Al fin y al cabo, me he vuelto a cortar el pelo y, esta vez, mi amiga y peluquera francesa preferida (aficionada, pero muy profesional, Anso), ha decidido por mí que lo de la melena y los rizos no eran mi “mejor versión”, con lo cual mi nuca/mente ha vuelto a quedar despejada y, además, ya sabéis lo que dicen: “Corte de pelo nuevo, nueva entrada en el blog”.


Hace unos días me pasó algo curioso. Como tipo despistado que soy, no me di cuenta hasta las 8.50 am, una vez acabó mi sesión de gimnasio, después de la ducha, que no tenía en la mochila otra camiseta que la (ligeramente) sudada sin mangas de la clase de abdominales. Como soy despistado pero no tímido, podría haber optado por ir a clase tal cual, con mis nuevos y depilados sobacos al aire, pero esto no es España y aquí las camisetas sin mangas están condenadas al ostracismo más allá de los recintos deportivos (diferencia #1: nada de camisetas sin mangas para salir por ahí), por mucho que brille el sol en el horizonte. Tras 1 minuto escaso de negociación conmigo mismo, opté por recorrer el campus para ir al bookstore y comprarme una camiseta de la SDSU (diferencia #2: venden merchandising de la universidad, camisetas y demás, en la librería). Salí del probador con mi nueva camiseta puesta y el ticket en la mano, tan contento. Como ya pasaban 20 minutos de la hora, opté por seguir la máxima española del instituto: “para llegar 20 minutos tarde a clase, mejor entrar a 2ª hora” (los turcos de mi clase deben tener otra distinta, siempre entran 20 minutos tarde) e irme a la biblioteca. De camino a mi sitio de costumbre en la Love Library (no me preguntéis porqué se llama así) un par de chicas me dijeron algo que, traducido, debe ser algo así como “me gusta tu camiseta” (diferencia #3: la gente es tan amigable que se dirije a ti por cualquier motivo, sólo para charlar, no necesariamente para pedirte dinero o un pitillo o tirarte los trastos).


Las tías aquí también, más allá de su gusto por las camisetas con vigues/coruñeses dentro, son distintas. Me contaba hace dos semanas Gio (Suíza) un pequeño incidente que tuvo en un club bastante grande y popular llamado On Broadway. De pronto se le acercó una americana y se puso a bailar con él tal y como bailan la mayoría de las americanas, es decir, como si estuvieran ya en la cama contigo (diferencia #4: las americanas bailan de forma absolutamente sexual, como a veces alguna española, pero luego se van por su lado como si nada hubiera pasado). Al rato se acercó un “tiburón y se la llevó” (Bouzadita, esa canción me recuerda Ponteares). La cara de tonto cambió a enfado cuando el tipo le enseñó el pulgar (“OK”). Gio se acercó a él con intenciones nada pacíficas y le invitó cordialmente a solucionarlo en la calle -obviamente, Gio es del cantón italiano de Suíza :)-, pero el tío le explicó que era su novia, le volvió a enseñar el pulgar, le dio la mano y le dijo: “You did a good job, thank you!” (diferencia #5: los novios no es que no sean celosos, es que no son italianos, ni tampoco españoles).


Ya he hablado de que les gustan los coches grandes, del tamaño familiar del supermercado, de los pedruscos en los dedos, etc. en el post “Size matters”. Sin embargo, toda esa obsesión con lo grande desaparece al hablar de la ropa femenina en el gimnasio. Es al revés, parece que le den un premio a la que consiga llevar el pantaloncito corto más diminuto (diferencia #6: esto es igual en España, pero había que contarlo). No caben ni las pocas letras de la universidad (SDSU)... No sé si será así sólo en California o en todo Estados Unidos, pero normalmente me llevo las gafas al gimnasio. Sin ellas, nunca sé si las chicas son de “mi” universidad o de cualquier otra... (diferencia #7: alguien ha visto alguna vez a una mujer en un gimnasio español con un pantaloncito corto de su universidad?)


Hablando de mujeres y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid (Miguel, estás leyendo esto?), volviendo el sábado de la playa de Coronado con mis amigas, al cruzar el larguísimo puente de Coronado a San Diego, me hicieron notar el número de teléfono que se repetía en varios tramos del mismo. Hace varias semanas, tuvimos que quedarnos a cenar en Coronado después de la playa, porque el puente estaba cortado por unas horas. Después nos enteramos del motivo, alguien cansado de vivir entre americanos había saltado del puente. El teléfono que se repite una y otra vez en el puente, como ya habrán imaginado lo/as más espabilado/as y los que hayan dejado de pensar en las letras “SDSU” (cómo os conozco!), era para que los suicidas en potencia, todavía sobre el puente, llamasen, con la esperanza de poder convencerlos para que no lo hiciesen (diferencia #8: alguien ha visto teléfonos de la esperanza en puentes españoles? En Rande, al menos, no hay).


Volviendo a los coches, más allá de su tamaño medio descomunal y las escaleras de camión de bomberos que usarán algunos para subirse, también llama la atención ver determinados mensajes en las ventanillas, como por ejemplo: “Aquí viaja el orgulloso padre del graduado John Smith”, o algo así. No pongo el nombre verdadero para que el chaval pueda seguir con su vida sin conocer el número de la esperanza del puente de Coronado (diferencia #9: los padres también presumen públicamente de las notas y logros de sus hijos/as, pero esto es pasarse, no?). Pensaréis que les falta poner las notas del hijo/a como matrícula del coche, pero es que en la matrícula del coche ya tienen otras cosas...


La matrícula del coche puede ser “normal”, con letras sobre fondo blanco, o puede tener fondos más originales. Intentaré recordar el llevarme la prueba física a España para que podáis verla, pero por ahora os doy un ejemplos del folleto: “Be a patriot” (fondo con bandera estadounidense): California Memorial Plates support California's Antiterrorist Fund and [...] the 9/11 terrorist attack. Una parte del pago por la matrícula se va a esa fundación. Otros lemas son “Honor Our Veterans!” o “Protect Our Coast & Ocean”. Hay para elegir, no me extiendo porque supongo que habréis cogido el mensaje (diferencia #10: compran matrículas pintadas para apoyar causas de lo más diverso, como quien lleva pulseras de colores).


Aunque el post se está alargando demasiado y 10 diferencias son suficientes por hoy, esta última no me puedo resistir a contarla. Durante uno de mis numerosos y obligatorios paseos por el campus de la SDSU, de la biblioteca a la ALI, no pude evitar fijarme en la cantidad de militares de uniforme mirando al cielo congregados sobre el césped. Tenía prisa, llegaba algo tarde, pero ante tantas caras mirando al cielo, aunque estas fueran de uniforme, hice lo que hubiera hecho cualquier otro: mirar al mismo sitio que ellos estaban mirando, hacia arriba.


Por lo visto asistí de forma involuntaria a un espectáculo del ejército americano en el campus. Los militares obedecieron las órdenes del sargento/teniente/whoever y formaron un círculo, mientras en el cielo se veía la estela de nuestro bien amado héroe Superman (perdón, cómic erróneo)... La estela era de un paracaidista del ejército que acertó a aterrizar en medio de los vestidos de camuflaje entre los aplausos del escaso público y el himno de barras y estrellas sonando de fondo (diferencia #11: el Army tiene una oficina de reclutamiento en el campus, pasea por el campus, viven en el campus... El ejército americano está literalmente dentro de la universidad americana)


Un rato después me sorprendí a mí mismo tarareando el himno yankie, pero no os preocupéis, también me pasaba lo mismo con canciones de Enrique Iglesias y todavía sigo vivo. Lo hago inconscientemente, no quiere decir nada ;)

4 comentarios:

YoSoyYo dijo...

Ha sido toda una sorpresa encontrar tu blog. Con el buscador he escrito "españoles y Estados Unidos" y uno de los enlaces ha sido el tuyo.Ha sido toda una sorpresa encontrar tu blog. Soy una barcelonesa que hace 2 semanas que ha llegado a USA para pasarme aquí un año. Mientras que tu te encuentras en la soleada California yo me encuentro en la montañosa Pensilvania. Sólo saludarte y si no tienes inconveniente te contestaré de vez en cuando. Ya veo que te lo estás pasando muy bien y que estás totalmente metido en la vida americana. Un saludo

javi dijo...

Hola!,

menuda sorpresa! No pensé que mi blog pudiera encontrarse tan fácilmente. Agradezco los comentarios, así que no te cortes...

Integrarse en la vida americana es complicado, no creas que yo lo he conseguido. Lo intento, pero me temo que me volveré a casa sin saber muy bien cómo "funcionan" por aquí.

Espero que te lo pases tan bien como yo, aunque sea entre montañas y no bajo el sol, el cual por cierto está empezando ya a abandonarnos incluso aquí en California.

Disfruta tu estancia!

Sebas dijo...

Oye... cuando vengas por navidad (como el turron :-P) a ver si nos traes un poco de ese solete... Por ahora solo ha llovido una vez en estos lares, pero ha empezado hace 15 dias por lo menos; que nos estan por salir escamas y aletas...

Na, que más que nada era por saludar y que sepas que seguimos acordandonos de ti, aunque con las companias que tienes (vemos las fotos, no lo puedes negar) no se si el sentimiento será recíproco...

Un abrazo, compañero.

javi dijo...

hola sebas!,

buff, el buen solete aqui se acabo, o eso parece. Ya no se puede ir a la playa. Hasta ha llovido! Una verguenza. California no es lo q era...

Claro q me acuerdo de vosotros! Ayer mismo recibi una llamada de un vigues de los de toda la vida. Viernes 7am hora espanhola, borracho, adivinas quien era? :)

un abrazo!,
javi