martes, diciembre 06, 2005

27

He estado pensando durante horas sobre qué escribir en mi veintisiete cumpleaños. Sobre cómo veía el mundo antes de llegar a los 20, sobre qué esperaba de mi vida futura por aquella época, sobre cómo ha ido cambiando mi visión de las cosas, sobre a lo que aspiro a partir de ahora... Pero, por qué debería hacerlo precisamente hoy? La verdad, nunca le he dado demasiada importancia al día de mi cumpleaños.

He pasado muchos fuera de casa, o al menos lejos de mi casa viguesa . Es algo extraño, porque el haber nacido el Día de la Constitución garantiza no trabajar o ir a clase ese día, e incluso algún tipo de macropuente como el que se vive en España esta semana. Haber nacido tal día como el 6 de diciembre del 78 debería posibilitar el pasar cada cumpleaños con quien uno quiera y donde uno quiera, pero yo he pasado muchos de ellos lejos de mi family. Éste no es distinto, aunque por esta vez tengo un buen motivo, un continente y un océano de distancia. En realidad, no considero este día como algo especial, ni para estar necesariamente con la familia.

Eso no significa que no considere ciertos días especiales, para pasarlos con la familia y amigos. Me resultaría complicado vivir la Navidad lejos de mi familia, o Fin de Año sin ver a mis amigos vigueses. Son tradiciones, o costumbres, que me gustan, y espero poder conservarlas mucho tiempo.

El no considerar especial el día del cumpleaños no es tampoco porque no me guste recibir regalos, o porque no soporte cumplir años. Me encanta recibir regalos. Cada vez que alguien me recuerda que Papá Noel (Santa Claus) fue una creación de Coca-Cola, yo siempre digo lo mismo: "Por qué no crean otro? Deberíamos exigirles que inventasen otro personaje dedicado a llevar regalos de casa en casa" Al fin y al cabo, no se trata sólo de recibir regalos, sino también de los motivos para regalar, de quien los hace, de tomarlo como una excusa para reunirse... Además, no tengo ningún tipo de problema al ver como los números a escribir en la casilla "edad" de cualquier formulario van creciendo inexorablemente. De vez en cuando me gustaría volver a los 18, o a cualquier edad anterior a la actual con lo que sé ahora, pero como no se puede, me dedico a crecer sin más, con naturalidad y con alegría. Acaso hay alguna otra forma? Eso sí, no garantizo alegrarme al pasar del 2 al 3. Los treinta son otra cosa, o eso dicen...

Lo mejor del día de mi cumpleaños es que me sirve de excusa para reunir a unas cuantas personas a las que quiero. Normalmente no el mismo día, sino el fin de semana anterior o el siguiente. Cuanto más años pasan más complicado es juntar a la pandilla. Por suerte, Pablito cumple el día siguiente al mío, y entre los dos somos lo suficientemente pesados como para chantajear emocionalmente al resto y convencerlos para cenar juntos cualquier día. Este año no será distinto, aunque sí un poquito más tarde, cuando vuelva.

No acostumbro tampoco a celebrar nada o a hacer algo especial el mismo día . Prefiero pensar que puedo hacerlo cualquier día del año, sin motivo ni previo aviso, simplemente porque sí. Mañana, 6 de diciembre en USA, tengo un meeting para finalizar la presentación del miércoles. Será un día como otro cualquiera por aquí.

Con todo, a pesar de lo dicho, estoy aquí sentado escribiendo algo en mi blog, y el único motivo es el número 27 en el casillero. La verdad, nunca había estado tan lejos de casa cumpliendo años. A estas horas, si estuviera en España, habría recibido una llamada de mi madre y mi hermanita diciendo algo así como: "Javi, felicidades, tienes que estar contento, es tu cumple!". En esta ocasión, tocará unas horas más tarde.

Con respecto a mí, me regalaré una cantidad de tiempo razonable para escribir un par de entradas más en el blog antes de volver a casa. Hay dos historias a las que llevo dando vueltas las últimas semanas. "Vendedores de karma" y "Homeless" verán la luz en los próximos días, en cuanto reuna la cantidad de espacio-tiempo suficiente para redactar algo decente que finiquite mi periplo blogero en San Diego.

1 comentario:

Jota dijo...

Hey! Cómo que no fue un día especial!
"Dating for dummies" es el mejor regalo de la historia!!!

Bks,