viernes, marzo 16, 2007

El partido del siglo

Ríanse ustedes del Barça-Madrid, Celta-Dépor o el clásico partido de tercera regional del equipo de su alma (el mío era el Vioño C.F.) contra el de su peor enemigo, el partido del siglo no es ninguno de ellos.

El partido del siglo se juega mañana sábado a las 14h. según el reloj de mi habitación de mi casa del norte. No verán en él a 20 tíos en pantalón corto corriendo detrás de un balón mientras otros 2, con guantes y distinta camiseta, miran espectantes desde las esquinas y bajo 3 palos. Tampoco habrá un trío de negro con silbato y banderolas al que puedan gritarle. Ni siquiera podrán escuchar al locutor radiofónico de turno. El partido del siglo se jugará en algún servidor de la red, donde se enfrentarán 22 id's de una base de datos entre cientos de algoritmos desconocidos.

¿Pero de qué habla este tío loco? ¿Qué coño dice de id's de una base de datos?

Pues sí amiguitos y amiguitas, sí, el partido del siglo lo decidirán unos cuantos procedimientos almacenados en base de datos. Dicho así es una frikada, ya lo sé, pero no por ello deja de ser un tremendo vicio, con v de "vodka", "vídeo porno" y un montón de cosas viciosas más que empiezan por "v".

Hablo, queridos amigos, lectores ocasionales y demás familia, del ya tremendamente conocido Hattrick, el juego de fútbol virtual por antomasía, con más de 900,000 jugadores en todo el mundo. Hablo del partido de promoción por el ascenso a IV, casi 3 años reales y 8 temporadas hattrickeras después.

Si los dioses de los id's y procedimientos almacenados se combinan adecuadamente con los del deporte rey, mañana después de las cuatro de la tarde seré un nuevo miembro del aún numeroso, pero selecto, grupo de jugadores de IV división española de Hattrick. Todo un honor y un privilegio para cualquier viciosillo frikie hattrickero como el que suscribe.

No podré verlo en directo, primero porque daría igual y segundo porque estaré de viaje norte-sur para comer con mi family, pero espero que alguien me lo retransmita por el camino.

Y es que entre tanto lío de la cosa política, trabajo y demás historias de la vida real, el fútbol sigue siendo el opio de la clase media, aunque sea virtual.

Si mañana sábado noche me veis feliz y contento bañándome en alguna fuente de mi hogar del sur, no me tildéis de borracho o enajenado mental, subir a IV lo merece :)

1 comentario:

lanobil, dijo...

Me gusta tu Blog, me parece muy original. No me preocupan
los votos, me interesa más tu opinión sobre mi bitácora. Un saludo