domingo, septiembre 25, 2005

Size matters

Sí, efectivamente, aunque os hayan dicho en infinidad de ocasiones lo contrario, el tamaño importa, y mucho. Al menos es así aquí en América. Y no, no voy a hablar de sexo, al menos no de forma explícita, aunque espero haber captado vuestra atención para el resto del post.


¿Sabéis lo poco que me atrae conducir? No me gusta en absoluto. Soy una de esas personas que está siempre pensando en "vayaustedasaberqué" y le cuesta muchísimo prestar atención a algo tan repetitivo, trivial y aburrido como es conducir un coche para, simplemente, ir de un sitio a otro. A pesar de todo, hace un año me compré uno (coche), por motivos que no vienen al caso, y en España lo uso con cierta frecuencia, sobre todo para ir desde la mitad de mi hogar al otro y viceversa. Aunque mis amigos vigueses, sobre todo Trish y Bouzadita, me repiten una y otra vez que soy un "mal conductor" (con otras palabras menos amables), puedo afirmar con total orgullo que tras 25.000 kms. no he tenido todavía ningún percance. Teniendo en cuenta que soy un tipo despistado (o con problemas para prestar atención a cosas triviales) y lo poco que me gusta, no es un mal récord.


Debido a este desinterés mío por la conducción, al venir a U.S.A. me olvidé, casi a propósito, mi permiso de conducir. El lado positivo es el sosiego para mi cabeciña, que puede estar siempre pensando en sus cosas, y también la tranquilidad para los peatones y conductores estadounideneses. Ahora bien, no tener coche entraña terribles problemas de falta de independencia en una gran ciudad como San Diego.


Los coches yankies, precisamente, son el primer ejemplo de lo mucho que le gustan las "cosas grandes". Aquí es imposible ver utilitarios. Esa gama de automóvil de escasa cilindrada diseñado para moverse por ciudad simplemente no existe en América. Les gustan los turismos familiares, los trunks (camionetas) y los todoterrenos. Cuanto más grande mejor. No es complicado encontrarse con algún vehículo de 4 ruedas donde el chásis está por encima de 1 metro de altura, es decir, con ruedas de molino por neumáticos. Supongo que también les darán cursos de escalada antes de venderles el coche...


Estados Unidos por sí solo es el responsable del 25% de las emisiones de CO2 a la atmósfera de todo el mundo, con lo que ello supone para el calentamiento global. Ante la espectacular subida del precio del crudo, lo cual parece ser un problema estructural de la economía (más allá de un suceso puntual) ocasionado por el aumento del consumo de energía del Gigante Asiático chino, supongo que hará reflexionar a muchos bolsillos sobre si realmente vale la pena conducir un automóvil de más de 2.000 CC.


Además de los coches, hay otros "indicios" para apoyar el tema de este post. Ir a un supermercado es toda una experiencia. El tamaño familiar es absolutamente popular en todo lo relacionado con alimentación. Yo reconozco haberme dejado seducir por la cultura nativa y tener la nevera plagada con bidones de 1 galón de leche y zumo de naranja, 2,5 galones de agua y yogures de medio litro. Los paquetes de cereales y patatillas pueden llegar a ser realmente monstruosos.


En España, por contra, está de moda lo minimalista, no solo en la alimentación. Mini-pisos y mini-pizzas son la clara muestra de la popularidad de las "familias" de 1 solo miembro. La soltería y vivir solo es algo cada vez más común en España, con lo cual necesitamos envases con menos en lugar de más.


Con todo, lo que realmente me ha empujado a escribir sobre lo importante del tamaño en América no son los coches ni los envases de tamaño familiar, sino los realmente impactantes anillos de las mujeres (casadas) yankies. ¿Alguien puede explicar por qué motivo llevan tales pedruscos engarzados en sus dedos? Entiendo que puedan medir, de algún modo, el "amor" de su prometido por el tamaño del brillante incrustado en el anillo de pedida, pero ¿qué motivo podría haber para seguir llevando semejante artefacto tras la boda?


No puedo imaginar la cantidad de lesiones involuntarias que se habrán producido debido a estos anillos, más peligrosos que un puño americano. Y realmente temo el día en que alguna casada americana pueda enfadarse conmigo por cualquier motivo y herirme con sejemante arma blanca. ..


2 comentarios:

Anónimo dijo...

hola javis! nos estabamos dando un voltio por internete y hemos descubierto tu blog de casualidad. que calladito te lo tenias, eh?. nos encanta que te lo estes pasando asi de bien. a ver cuando llegas y nos cuentas todas tus batallitas en persona. una cosa: lo impensable ha sucedido, desde hoy eres para nosotros un heroe, un idolo... has sido la motivacion de miguel para terminar su cocina, asi que ya sabes que has perdido una cena!!!!!
un besito y pasatelo muy bien!
maria m y noelia.

javi dijo...

Hola! Supongo q Flipe os habra pasado la direccion de mi blog. Un idolo solo por la cocina? Y yo q creia que era un idolo para vosotras desde aquel jueves... ejem

Lo de Miguel no me lo creere hasta q lo vea, pero ire ahorrando para la langosta por si acaso... bicos